Guía de Jardinería

7 secretos para salvar una planta de una helada leve Artículo Publicado el 13.01.2017 por Javi

Bien, esto viene a cuento de lo que le sucedió a este pequeño ejemplar de ficus lira o higuera de hojas de violín, Ficus lyrata. Pero muchas de las medidas tomadas, por no decir todas, las podemos aplicar a cualquier arbolillo que por el motivo que sea sufra las consecuencias del frío. Cuando vivimos en zonas poco dadas a heladas nos podemos confiar y puede llegar una cuando hemos dejado la planta en el exterior. Es lo que le pasó a este ficus lira californiano, que su dueño por falta de costumbre se lo dejó en el balcón y se heló.

El ficus lira es un árbol tropical y su resistencia al frío es muy limitada. Como veréis en las imágenes los daños fueron leves pero también se trató de una helada muy leve de poco menos de -1ºC. De haber sido más fuerte el daño habría sido mucho mayor y su vida podría haberse visto comprometida. Pero claro entonces seguramente al vivir en una zona más fría el propietario no se lo habría dejado fuera.

1.- Nos ha pasado y ahora ¿qué hacemos? Lo primero será meterlo en casa y colocarlo en el mejor sitio posible para él. De momento dejaremos las ramas que han perdido las hojas, incluso las que estén más secas, sólo si vemos que en alguna se forma moho la cortaremos. Paciencia y a ver si en la próxima primavera brotan hojas nuevas de las ramas peladas.

2.- Paciencia y dejar que el tiempo cure sus heridas. De todos modos en invierno el ficus lira se encuentra en fase latente y hasta que no llegue la primavera no se reactivará. Puede incluso que le cueste un año completo recuperarse completamente dependiendo del daño que haya causado el frío.

3.- Si el tronco se mantiene duro hay esperanza. En cambio si se reblandece y mustia no hay ninguna solución. De todos modos no pasa nada por dejarlo en paz y esperar.

4.- Tampoco hay que cortar o arrancar las hojas dañadas. Si vemos que los bordes de las mismas se vuelven marrones y se secan podemos recortarlas con unas tijeras pero repito nunca cortar la hoja completa.

5.- Identificar las yemas y brotes dañados pero sin cortarlos tampoco. De una manera u otra si el ficus ha de revivir lo hará por estas zonas, mejor por tanto dejarlas intactas.

6.- Seguiremos con el riego una vez por semana. No dejaremos que el sustrato seque demasiado entre riego y riego. Aunque eso sí, vigila que drene bien para que no retenga el agua.

7.- No transplantaremos el ficus hasta que no rebrote de nuevo. Incluso en el caso de que nos tocara hacerlo este año es mejor aguantarlo en la maceta en la que está. Al año que viene si todo va bien podremos transplantarlo.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share