Guía de Jardinería

6 razones para hacer cultivos en vertical Artículo Publicado el 02.10.2017 por Javi

Los cultivos en vertical aunque se han puesto muy de moda en los últimos años tienen mucho más recorrido del que pensamos. Sin ir más lejos sólo hay que acordarse de los jardines colgantes de Babilonia que fueron considerados una de las 7 Maravillas del Mundo en la Antigüedad. Datan de alrededor del año 605 a.C, aunque algunas leyendas lo sitúan más atrás todavía, sobre el siglo IX. En realidad son un reflejo de una costumbre milenaria que siempre ha practicado el hombre hasta nuestros días.

¿Pero por qué decantarnos por un cultivo en vertical actualmente? Pues bien por estas 6 razones que desde luego podrían extenderse con alguna más. Vamos allá.


1.- Por el espacio.

Es la mejor forma de aprovechar el espacio de que disponemos. La mayoría de la gente no dispone de grandes jardínes o huertas y de esta manera puedes sacar adelante diversos cultivos aprovechando el espacio vertical de tu jardín o terraza. Además las tareas son más livianas y se ahorra tiempo y dinero. También ahorras en agua y productos fitosanitarios.

2.- El cultivo en vertical aumenta el rendimiento.

Hay muchas plantas que producen más frutos cuando se cultivan en espaldera, esto es bien conocido por los agricultores. Los tomates son una de esas hortalizas que producen más cuando mantenemos la planta erecta. Las fresas, los pepinos, las calabazas y los calabacines se pueden cultivar sobre un enrejado o espaldera para un rendimiento más alto.

3.- Reduce la aparición de enfermedades y plagas.

Además de obtener una buena exposición a la luz del sol, las plantas crecidas verticalmente cuentan también con una excelente circulación de aire, lo que las mantiene sanas y relativamente libres de enfermedades. Los tomates son un buen ejemplo también en este sentido. Al permitir una buena circulación de aire reducimos notablemente la posibilidad de que aparezcan enfermedades fúngicas y obtenemos por tanto cosechas mucho mejores.

4.- La recolección es mucho más fácil.

No tener que estar agachándote es una gran ventaja y te permite estar además más pendiente del punto de maduración y por tanto realizar las cosechas en el momento óptimo. Muchas hortalizas de raíz como zanahorias, rábanos y nabos se pueden cultivar en bolsas de tierra colocadas verticalmente. Las hortalizas pueden recogerse simplemente de las bolsas de tierra cuando están listas, lo que ahorra la molestia de excavarlas del suelo. Espinacas, lechugas y otros vegetales de hoja también crecen bien en sistemas verticales.

5.- Protección ante mascotas y animales salvajes.

Cuando tienes gatos, perros o gallinas sueltos en tu jardín o huerta sabes lo que cuesta mantener tus plantas a salvo. También te evitas los problemas con topillos, ratones y demás pequeñas alimañas a las que les encanta devorar raíces. También nos sirve, el cultivo vertical, para proteger a nuestras mascotas de plantas que son peligrosas para su salud.

6.- Para delimitar y separar espacios.

Delimitar las diversas zonas de nuestro jardín puede ser una tarea decorativa y de diseño que podemos llevar a cabo por medio de los cultivos verticales. Separar el área de cultivo hortícola del ornamental o estos de las zonas de estar, de juego o de la piscina son algunas de esas tareas que le podemos encomendar a un cultivo vertical. También nos sirven para aumentar el nivel de intimidad en nuestro jardín.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (1)

  • Responder

    Nombre de Usuario ha escrito el 02.10.2017 a las 16:45

    Me informan sobre los beneficios de esta forma de cultivo, pero deseo saber cómo hacerlo y el agua de riego tiene algún otro componente,???

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share