Guía de Jardinería

13 tips básicos para cultivar los mejores tomates en maceta Artículo Publicado el 07.08.2017 por Javi

Comer un buen tomate con aceite y sal es uno de los grandes placeres de la vida. Placer además barato y al alcance de cualquiera. Tal vez por eso el cultivo de tomates sea uno de los más extendidos entre los horticultores aficionados. Puedes cultivar tomates, como sabes, incluso en una maceta y para tener éxito te mostramos estos 13 sencillos tips.

1.- La ubicación

Es fundamental sencillamente porque la tomatera es una planta que necesita como mínimo unas 6 horas de sol directo cada día. También es muy importante que estén situadas en un lugar con buena circulación de aire y si tienes varias matas que no estén demasiado juntas. Te evitarás así problemas relacionados con las enfermedades fúngicas.

2.- La maceta

Todas las tomateras no son iguales, unas crecen más que otras y por lo tanto necesitan más espacio para sus raíces. Para variedades enanas y de mata baja nos bastará con una maceta de unos 11 litros de capacidad. Para las demás variedades necesitaremos macetas de unos 25-30 litros de capacidad.

3.- El sustrato

Usa un buen sustrato para rellenar tus macetas. Así les darás a tus tomateras un medio ligero, esponjoso y bien drenado para crecer. La tierra del jardín, salvo que sea de buena calidad, puede resultar demasiado pesada y sobre todo puede estar contaminada por virus y bacterias.

4.- Elección de la variedad

Puedes cultivar cualquier variedad de tomate en maceta pero también es cierto que unas funcionan mejor que otras en estas circunstancias. Hay un montón de ellas y lo más sencillo es echar un vistazo aquí o informarte en tu centro de jardinería habitual.

5.- Cultivar variedades determinadas

Se llaman así las variedades de tomates que tienen un crecimiento determinado. Por lo general no sobrepasan los 90-120 cm de altura. Entre estas variedades las hay tanto híbridas como rústicas.

6.- Usar una buena técnica de cultivo

A diferencia de la mayoría de plantas de huerta, el tomate necesita ser cultivado a suficiente profundidad. Ello fomenta un buen crecimiento del sistema radicular. Cuando plantemos los ejemplares adquiridos en nuestro centro de jardinería lo haremos cubriendo de tierra unas 2/3 partes de la plántula. Si la tomatera mide unos 25 cm de altura hemos de dejar sólo unos 7,5 cm al aire.

7.- Usa un buen fertilizante orgánico

La tomatera es una planta golosa que necesita mucho alimento. Los fertilizantes orgánicos tipo harina de sangre, de huesos o de soja le aportarán nutrientes de calidad pues tienen un buen equilibrio de fósforo, nitrógeno y potasio.

8. El riego

La tomatera también es bastante exigente al respecto. Necesita tener siempre un cierto grado de humedad en el suelo. Y desde luego nunca riegues las tomateras como ves en esta foto, nunca jamás hay que mojar la planta.

9.- El entutorado

Es una práctica común en el cultivo de tomates. Salvo en el caso de plantas de mata baja que no lo precisan. Las jaulas como se ven en esta imagen son una solución fácil y práctica para entutorar tus tomateras. No sólo mantienen la planta sino que pueden servir de base para colocar una malla que proteja la planta de los insectos indeseables.

10.- La poda y el pinzamiento

La poda sólo se emplea en ejemplares que crezcan muy juntos y en los que es necesario mejorar la circulación de aire. Se eliminan sobre todo las ramas que crecen en el centro de la planta. En el caso del pinzamiento, mucho más habitual, se trata de eliminar los brotes nuevos que aparecen en la parte inferior de la planta. El pinzamiento es una buena medida para mejorar la productividad de la planta.

11.- Inspección regular de las plantas

Todas las medidas anteriores servirán de muy poco si no tenemos un control regular del estado de salud de nuestras tomateras. Al menos una vez a la semana las revisaremos a fondo en busca de cualquier síntoma de enfermedad o infestación.

12.- La cosecha

Cosechar los tomates en su momento óptimo nos permitirá disfrutar de todo el sabor y aroma de nuestros tomates. El color nos lo dirá todo, también el tacto y la facilidad en soltarse el pedículo del tallo son buenos indicadores del momento ideal de cosecha.

13.- Limpieza

La tarea no acaba con la cosecha, el próximo año querremos cultivar tomates de nuevo. Una correcta limpieza y desinfección de las macetas será fundamental para ello. Las vaciaremos, las lavaremos bien y les daremos un baño desinfectante con agua clorada. Las tendremos listas para el siguiente cultivo de tomates o de lo que prefiramos.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (3)

  • Nombre de Usuario ha escrito el 07.08.2017 a las 19:00

    Graciaas!!! les envio abrazotes!

  • Alejandro Quiñonez ha escrito el 08.08.2017 a las 13:49

    Muy interesante

  • angelica ha escrito el 14.10.2017 a las 08:34

    MEe encanto esta pagina , interesante .para quien cultiva , distintas clases de planta

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share